domingo, 28 de septiembre de 2008

Regocijo en las tinieblas

Sola entre sombras

busco una salida,

pero cadáveres tendidos

detienen mi huída.

La hora se acerca…

cantos de sirenas

con metálicas risas

me paralizan.

Siento mi sangre hirviendo,

pero hace frío

y las espinas se incrustan en los ojos,

labios, cuerpo.

Gritos moribundos se aproximan;

sigo lamentos desgarrados

y mi cuerpo tiembla

sacudiéndose el espanto que dejan.

Quiero correr...

sólo sé que una luz quiero ver.

1 comentario:

Patico dijo...

este si me dió miedito ratoncita jejejej pero como es tu costumbre me hiciste sentir, super! felicidades!!